Blog

LA INTELIGENCIA, ESE DON TAN POCO CONOCIDO

By 1 Diciembre, 2023 No Comments
Retrato editorial ilustrativo del escritor japonés Haruki Murakami de rob zs, Shutterstock.

¿Se puede ser más inteligente de lo conveniente? ¿Las calificaciones escolares son un índice de inteligencia elevada?

Recientemente el escritor japonés Haruki Murakami, galardonado con el Premio Princesa de Asturias, se reunió con estudiantes en un instituto en España para conversar acerca del trabajo literario, afirmando que “las personas demasiado inteligentes son malos novelistas; los que no sacan buenas notas serán mejores novelistas”.

Sin afán de desmerecer su gran talento como escritor, debemos decir que su afirmación no solo es errónea, sino que tiene un sesgo descalificatorio sustentado en prejuicios. Todas las personas (niños, adolescentes, jóvenes, adultos y senescentes, “neurotípicos” y “neurodivergentes”) poseen más de 10 talentos o inteligencias, que se ordenan en un perfil que va desde el talento más prominente al menos desarrollado. Inteligencias al servicio de lo social, lo musical, las matemáticas, las destrezas físicas, artísticas, espirituales, etc. Es probable que Murakami haya estado pensando en personas con un desarrollado talento lingüístico y de pensamiento lógico, dos inteligencias que dan muy buenos dividendos en lo académico (a nivel escolar y de educación superior).

Pero… ¿se puede ser excesivamente inteligente? Porque el término “demasiado” alude a algo que excede lo necesario o lo conveniente. Es probable que su afirmación se sustente en que existen personas con elevada inteligencia lógica que pueden ser excesivamente racionales y tener dificultades para asomarse al mundo emocional. Pero también su afirmación apunta a un peligroso prejuicio: que los alumnos con bajas calificaciones poseen una limitada inteligencia. Un alumno con bajas calificaciones en ciencias naturales, que casi reprobó por este motivo, fue Charles Darwin… Y podríamos hacer una encuesta acerca de desempeño académico entre los centenares de deportistas que están participando en los JJPP, de seguro varios reconocerían haber sido alumnos poco aventajados en lo académico, pero poseen talentos extraordinarios para las diversas disciplinas físicas además de un carácter a toda prueba. Asociar las bajas calificaciones escolares con baja inteligencia es un prejuicio desafortunado que, por desgracia, sigue siendo sostenido por un grueso de los adultos, incluyendo a docentes de aula.

Leave a Reply